Huerta a través de sus efemérides

En estas líneas quiero destacar cómo tanto en la vida cotidiana, familiar o comunitaria se celebran diferentes fechas en recuerdo de acontecimientos del pasado y se conmemoran hechos y personas que se convirtieron en héroes o en ejemplos para la posteridad.

Se trata de recordar algunos sucesos que tuvieron lugar en nuestro pueblo y a gentes del ayer que permitan rescatar y exaltar las virtudes dignas de ser cultivadas, de forma que su homenaje y celebración sirva para apoyar la actividad y desarrollar la conciencia de cada uno de nosotros y contribuir a una más plena educación en valores.

No se trata de hacer un estudio exhaustivo de lo que ha sido nuestra historia, sino de dar algunas pinceladas que nos ayuden a tomar conciencia de que lo que somos, y lo que seremos, se ha ido configurando a lo largo del tiempo y que no tenemos derecho a olvidarlo. Lo contrario sería un flaco favor a quienes tanto han hecho por su pueblo y sería un ejercicio de egoísmo por nuestra parte no serles agradecidos por ello.

Sin ánimo de repetirme, quiero insistir en que en la historia de un pueblo las efemérides son jalones que nos hablan de gentes, de hechos, de situaciones, de vida al fin y al cabo, y por eso hoy, desde estas líneas quiero recordar algunos de esos momentos que han hecho de nuestro pueblo un pueblo con historia, un pueblo vivo, y estas son algunas de las fechas y los nombres que he destacado entre las muchas que jalonan las páginas de nuestro devenir histórico:

1154 (4 de noviembre)

Se produce el asentamiento de una colonia de mozárabes, originaria de Málaga, que acompañan al arcediano Miguel, a quien Alfonso VII dona tierras en la aldea de “Pastor” en el Valle de Carábano.

1204 (diciembre)

El maestre Martín Martínez da carta de población, con fuero propio, a Orta (Huerta), lo que demuestra que ya existe un núcleo de población lo suficientemente numeroso como para necesitar una norma jurídica escrita.

Por esta época y quizás bajo el patrocinio del propio Martín Martínez es posible que se construyera o se renovara el castillo de Huerta.

1207 (22 de febrero)

Alfonso VIII confirma las donaciones efectuadas a la Orden de Salvatierra y por tanto la posesión del castillo de Huerta.

1220 (16 de abril)

Fernando III vuelve a confirmar a la Orden de Calatrava las donaciones hechas por sus antecesores Sancho III, Alfonso VIII y Enrique I, y entre ellas menciona expresamente a Huerta.

1288 (13 de octubre)

El Maestre Ruy Pérez Ponce cambia la posesión de Huerta por las heredades que Juan Alfonso de Arviellas, repostero del rey Don Sancho, poseía en Écija. De esta forma, la posesión de Huerta pasa a manos particulares, aunque momentáneamente, ya que a la muerte del repostero, de nuevo pasa el lugar a posesión de la Orden de Calatrava juntamente con las referidas heredades de Écija.

1416 (22 de agosto)

Juan II ordena al Maestre de Calatrava Don Luis de Guzmán que le rinda pleitesía y homenaje por las fortalezas y posesiones de la Orden, y hace mención expresa de Huerta y Valdecarábanos, lo que indica la importancia de la encomienda de Huerta entre las posesiones de la Orden de Calatrava.

1539 (19 de julio)

Carlos I, previa facultad pontificia concedida por cartas apostólicas de Clemente VII y Paulo III, vende la encomienda, jurisdicción y fortaleza de Huerta a Don Álvaro de Loaysa, noble talaverano, por 10 cuentos y 904.370 maravedíes.

1549 (13 de octubre)

D. Álvaro de Loaysa, señor de la villa de Huerta de Valdecarábanos, dicta ordenanzas para el buen gobierno de la misma.

1575 (28 de diciembre)

Se firman las “Relaciones Histórico Geográficas” mandadas por Felipe II para la villa de Huerta.

1590 (6 de septiembre)

Ordenanzas dadas por el consejo de cámara de Felipe II para confirmar las ordenanzas existentes sobre la conservación de panes, viñas, heredades y montes.

1603 (21 de mayo)

Pedro Martínez, escribano público de Huerta, certifica que se pregone la venta de trigo perteneciente al “colegio de Alcalá”, lo que indica la relación existente entre nuestro pueblo y la universidad de Alcalá de Henares, dependiente de la Diócesis de Toledo.

1606 (18 de octubre)

Queda constituida la cofradía de la Virgen del Rosario de los Pastores.

1606 (3 de noviembre)

D. Bernardo Sandoval y Rojas, Arzobispo de Toledo y Canciller del Consejo de Estado da el visto bueno y aprueba las ordenanzas de la cofradía de la Virgen del Rosario de Pastores.

1647

Muere el doctor Felipe Cristóbal del Rincón, capellán de honor de S.M. Felipe IV y sacristán mayor de la Orden se de Calatrava.

1808 (29 de septiembre)

Se produce el robo de la imagen de la Virgen del Socorro de su ermita por parte de algunos vecinos de Cabañas.

1814 (20 de noviembre)

Nace en Huerta Félix José Yepes de la Sagra Sánchez, (Fray Félix de la Santísima Trinidad), conocido como padre Huerta, fundador del monte de Piedad de Manila, restaurador del hospital de San Lázaro de la misma ciudad, autor de numerosos estudios e informes y comisario visitador de la orden franciscana en los capítulos celebrados en Filipinas en 1861, 1867 y 1876.

1828 (10 de mayo)

Se confirman las ordenanzas dadas por Felipe II en 1590.

1834 (31 de marzo)

Nace Bernabé García Cezón, vicario apostólico por designación papal en la región del Central de Tonking, en la actual Vietnam, cargo que ostenta desde 1865 hasta 1879. Fue donante de las vestiduras que la imagen de nuestra patrona luce los días de las fiestas en su honor, así como de las vestiduras que a juego con ellas se utilizaron en las celebraciones litúrgicas propias de las mismas.

1841 (18 de noviembre)

D. Baldomero Espartero, regente del reino, dicta orden de suspensión de todas las cofradías que carezcan de la aprobación del gobierno en aplicación del decreto desamortizador de 2 de septiembre de 1841.

1842 (8 de febrero)

La hermandad obtiene permiso del regente para continuar con sus ejercicios y prácticas religiosas.

1845 (18 de mayo)

La Vicaría General Eclesiástica del Arzobispado de Toledo confirma el permiso concedido para continuar con sus actividades.

1885:

El agua llega a Huerta.

1902 (30 de marzo)

La comunidad de regantes se reúne en sesión extraordinaria para aprobar el proyecto de ordenanzas y reglamento del riego.

1905 (11 de noviembre)

Por Real Orden son aprobadas las ordenanzas y reglamento del riego.

1910 (26 de noviembre)

Inauguración de la ermita de Nuestra Señora del Rosario de Pastores, construida por artífices de nuestro pueblo bajo la dirección del arquitecto Jesús Carrasco en sustitución de la desaparecida ermita primitiva, que ocupaba el lugar en el que hoy está el depósito del agua, en las faldas del castillo.

1910 (22 de diciembre)

Aparece publicada en el periódico “Nuevo Mundo” una reseña sobre la ermita de Huerta bajo el epígrafe “Ermita de los Pastores”, en la que aparecen las fotografías de Don Acisclo y Doña Vicenta de Mora Mortero y López, junto con las imágenes de la ermita primitiva y la nueva ermita, que por aquellas fechas acababa de ser inaugurada.

1922 (13 de octubre)

Inscripción en el Registro General de Asociaciones del Gobierno Civil, del reglamento por el que se rige la Sociedad Patronal Obrera de Socorros Mutuos de Huerta de Valdecarábanos.

1926 (11 de enero)

Inscripción del nuevo Reglamento reformado de la Sociedad de Socorros Mutuos “Vicenta de Mora Mortero”.

1928 (13 de julio)

Fallece Don Acisclo de Mora Mortero y López, abogado, que había sido propuesto para ejercer un cargo de relevancia política en la provincia de Cuenca y declinó el ofrecimiento por no querer desplazarse fuera de Toledo.

1934 (20 de mayo)

Fallece Doña Vicenta de Mora Mortero y López. Costeó, junto con su hermano, la construcción de la nueva ermita y contribuyó al desarrollo del pueblo, dando muestras siempre de una encomiables sentimientos humanitarios y de una espléndida generosidad.

1939 (6 de junio)

Un cofrade de la Hermandad de Nuestra Señora del Rosario de Pastores pinta una imagen de la misma, bajo la cual aparece la referencia a que el obispo de Córdoba concede indulgencia parcial a todo aquel que rezare una salve o un avemaría ante la imagen de Nuestra Señora.

1954 (31 de octubre)

Más de 600 peregrinos acompañan la imagen de nuestra patrona por las calles de Toledo con motivo de la celebración del I Centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción.

1978 (21 de febrero)

Inscripción en el censo de Instituciones Jurídicas del Ministerio de Hacienda, a través de la Secretaría General del Gobierno Civil, de la Sociedad Recreativa “Vicenta de Mora Mortero”.

1986 (28 de febrero)

Se aprueba mediante el Decreto 11 / 86 el escudo heráldico para el Ayuntamiento de Huerta, en el que se plasman algunos de los símbolos más característicos de la historia de nuestro pueblo.

1998 (4 de mayo)

Finalizan los trabajos de investigación que un grupo de arqueólogos ha venido desarrollando en los alrededores de la localidad, donde han sido hallados una necrópolis de rito islámico y silos del inicio de la edad del bronce durante las obras de construcción de la carretera de circunvalación. Dicha necrópolis está formada por 73 enterramientos, de los cuales 22 son infantiles, 14 de adultos jóvenes y 36 de adultos. Aunque las obras de la citada carretera fueron pronto reanudadas y las excavaciones silenciadas, el hallazgo nos da muestras de la existencia de un núcleo poblacional anterior a cualquiera de las fuentes escritas que hacen referencia a nuestra historia particular.

2004 (5 de octubre)

Mediante Decreto 262/2004 se declara la micro reserva de los Saladares de Huerta de Valdecarábanos por su interés desde el punto de vista botánico, con un elevado número de comunidades incluidas en los hábitat vegetales de protección especial. Las salinas se encuentran en la llanura de inundación formada por el arroyo de la Madre a su paso por la zona sur de la localidad.

Decía Cicerón que “No saber lo que sucedió antes de que naciéramos es permanecer en la infancia perpetuamente”. Pues bien, que esta aproximación a la historia de Huerta a través de algunas de sus efemérides sirva para ayudar a niños y jóvenes, y también a los mayores, por que no, a recordar cómo algunos días, acontecimientos y nombres, que hasta por los apellidos o por los hechos en los que se vieron involucrados pueden parecernos cercanos, han sido claves para la configuración actual de nuestro pueblo y forman parte de nuestra historia y de nuestro sentir individual y colectivo.

Huerta, agosto de 2007

Juan Pedro López Adán